¿La última y nos vamos… consolidadas, Adiós?

Termina un sexenio entre críticas y sorpresas.  Algo nada nuevo de los últimos 10 sexenios. Pero en los intentos de desarrollar y conformar modelos de innovación en la Administración Pública Federal, queda lo que prometió ser un modelo de compra de alto volumen con las mejores condiciones del mercado al Sector Salud.

Las Licitaciones Consolidadas comandadas por el Instituto Mexicano Del Seguro Social, nacieron bajo la tutela del Decreto de Austeridad del Gobierno Federal, con la finalidad de mejorar los precios de varios productos entre los que destacan los Medicamentos y Dispositivos médicos.

Un modelo que inclusión nacional en el que se involucraban tanto Dependencias Federales, así como Estatales y la poderosa empresa energética Pemex. Modelo que aun, cuando es de creación Federal, careció de impulso y fortaleza por parte de la cabeza del Sector Salud, ya que la Secretaría de este fundamental rubro, nunca apareció como tutor o coautor de tan enorme proyecto, por lo que la obligatoriedad quedo en un simple “participación amigable” de varios estados, cuya finalidad fue más de encubrimiento de su Mala administración en el Sistema de Salud Estatal, que la de sumar esfuerzos en el ámbito de la Gobernanza.

Los principales errores del modelo de compra Consolidado del IMSS:

  1. Nunca se logró que el total de las dependencias se sumaran al proyecto, así como la falta de explicación en el manejo de la inclusión de cada una.
  2. El proyecto se queda corto, ya que la responsabilidad de la compradora es hasta el acto de fallo, dejando en el abismo las corresponsabilidades de la contratación, administración y pagos a los Licitantes participantes.
  3. La falta de claridad en la IM- Investigación de Mercado, donde los resultados no son públicos, no explicando los resultados que darían un participación mas exacta y certidumbre de mercado a los Licitantes.
  4. Los PMR – Precios Máximos de Referencia, la forma de determinar los precios, en todo el sexenio no logramos entender el cálculo y las variables que determinaron el precio final.
  5. Las OSD, Ofertas Subsecuentes de Descuento, nos deja un nudo ciego, ¿el entendimiento del modelo para determinar cuándo?, Por qué? y el cómo?, son galardonados los productos para licitarse en una subasta, así como el tipo de subasta que se determina por la convocante.
  6. La falta de pago del 95% de las dependencias participantes en tiempo y forma, respecto a las reglas iniciales de operación del modelo de las Compras Consolidadas, dejando en estado de indefensión a los Licitantes.
  7. La Falta de vigilancia para la formalización en tiempo y forma de los contratos con cada una de las dependencias participantes.
  8. La participación del Testigo Social es la de un tiburón sin dientes, que sabemos que esta ahí… dando vueltas, pero no ejerce poder o resolución alguna.

Con estas variables de difícil cálculo, para la determinación de la participación en las Compras Consolidadas, llegan a término con el Sexenio, pero la forma de actuar o la operación de las compras futuras es una caja de pandora difícil de alumbrar en el próximo camino al 1 de diciembre, en el que el cambio de estafeta determinara un nuevo modelo en las Adquisiciones del Sector Salud.

Las Variables por determinar para el Próximo Modelo de Adquisiciones Del Sector Salud:

  1. Cambios en la Ley de Adquisiciones Vigente
  2. Cambios en el capítulo de compras gubernamentales del nuevo Tratado de Libre Comercio
  3. Cambios en el manejo de la reserva Transitoria, para las Licitaciones Publica Nacional
  4. Cambios en el manejo de los Umbrales, Para las Licitaciones Públicas Internacionales bajo la Cobertura de los Tratados.
  5. Modelo de compra Sectorizada, Regional o Consolidada, que hoy en día desconoce el Sector Farmacéutico.
  6. Participación mas activa de la COFECE (Comisión Federal de Competencia Económica) con una estructura más amplia y con el expertis en la Materia Farmacéutica.

Si bien la capacidad de adaptación es una obligatoriedad en el ADN de los participantes de las Compras del Sector Salud, es razonable pensar que la falta de resiliencia constante puede provocar una carencia de participantes, lo que provocaría un incremento en los precios, dejando un nuevo modelo en las Adquisiciones, en desventaja con los ahorros presentados tanto por el Gobierno Federal como por Organismos Internacionales como la OCDE.

Esperemos los cambios, y detonemos la capacidad de actuación ante los cambios, que la característica de cada sexenio es cambiar, y la respuesta de la Industria es Innovar, por lo que vamos de la mano para garantizar la Salud de México.

 


 

Acerca del autor José Luis García

Leer todos las notas de José Luis García

Deja un comentario