El quirófano como negocio

En los hospitales hay un área que representa 64% de los gastos y su principal dolor de cabeza: el quirófano. Es el espacio que genera mayores desperdicios y robo hormiga; donde hay mucha infraestructura ociosa y severos problemas de logística (tanto de recursos humanos como materiales).

Este ‘problema’ del sistema de salud —tanto público como privado— se convirtió en una oportunidad para la empresa mexicana Grupo Vitalmex. “Inventamos el modelo de servicios articulados de salud, just in time para cirugías de todo tipo”, dice Jaime Cervantes, director general de la firma con 30 años en el mercado.

¿Cómo funciona? Cual equipo SWAT, Vitalmex llega a un quirófano al momento de una operación con su propio equipo médico de apoyo, mobiliario, insumos, descartables e instrumental. “Atendemos a la medida y necesidad de cada paciente en todo tipo de operaciones, a excepción de urgencias; es una tercerización inteligente y personalizada que permite ganar en eficiencias y reducir costos”, agrega Cervantes. Con mil 100 empleados (de los cuales 700 están dedicados a los quirófanos) realizan 800 mil procedimientos al año de un total de 5 millones de cirugías que se practican en todo el país. Sus clientes son 15% hospitales privados y 85% públicos, donde atienden 60% de las operaciones que se practican en el IMSS e Issste y 100% de la Sedena.

“Nuestro modelo permite ahorros a los hospitales de entre 15 y 40%”, agrega el ejecutivo. Con una facturación anual de 180 mdd y un crecimiento consistente de dos dígitos en los últimos cinco años, la empresa llamó la atención de fondos de inversión que vieron en este servicio a quirófanos una idea replicable en otros mercados.

El fondo neoyorquino Australis Partners, junto con Deutsche Investitions, del banco alemán gubernamental KFW y Scotiabank, invirtieron mil 500 mdp y se renegoció otro crédito sindicado con Bancomer a la cabeza, por mil 450 mdp. “Con esto inauguraremos un centro de logística médica robotizado en Tlalnepantla de 18 mil m2”, agrega Cervantes.

Vitalmex ya tiene presencia internacional: su modelo se usa desde hace cinco años en Alemania (donde compraron la firma de ingeniería médica GIMMI) y en EU (tras comprar la empresa de intermediación de servicios SCI). “Esto nos da chances de tener presencia en 63 mercados, aunque nuestra prioridad será replicar este modelo inédito y mexicano en Turquía, Italia, España, Grecia, Rusia, Tailandia, India, Colombia, Perú y Argentina”, agrega Cervantes, quién es hijo del fundador e ideólogo del sistema just in time Jaime Cervantes Hernández, un ex jefe de conservación de equipos del IMSS que fue corrido del instituto cuando presentó un petitorio para mejorar el mantenimiento de toda la infraestructura en los 70 después de la muerte de su hermano con deficiencia renal. Esa crisis se convirtió en una empresa millonaria que ya ha atendido a 15 millones de pacientes.

Milenio, Opinión / Nada personal, solo negocios, Bárbara Anderson, 19-08-2019

Nota original aquí

Acerca del autor Miguel Corona

Leer todos las notas de Miguel Corona