El costo de una migraña

Tengo migraña con aura. Pierdo visión lateral y veo puntitos con luces hasta que el dolor me invade. La migraña, que conocemos como un terrible dolor de cabeza le hace perder solo al sector automotriz en Guanajuato 670 millones de pesos de valor agregado al año, según un estudio realizado por Manatt Jones y la AMIIF. De cinco enfermedades analizadas, es la que mayor pérdida genera.

Este padecimiento decrementa la productividad y afecta el crecimiento de las empresas.

Alrededor de 20 millones de mexicanos, en una relación de tres mujeres por cada hombre, según datos de la UNAM, tiene migraña. 90 por ciento de quienes la padecen dicen que no pueden trabajar o funcionar durante un episodio, según la Migraine Foundation.

“La constelación de signos inicia días antes: náusea, fatiga, pensamiento y lenguaje lento. El episodio agudo dura entre cuatro y 72 horas y luego vienen otros posibles dos días de síntomas posteriores. Hablamos de hasta cinco días de afección”, me dijo la doctora Miriam Edith Jiménez González, líder del Área de Neurociencias de Novartis.

Pero, como muchos no están bien diagnosticados, van al trabajo y generan presentismo: “cuando el empleado está en la empresa pero no cumple con sus tareas asignadas”, me dijo la doctora Miriam. Añadió que el presentismo provoca hasta 4.5 veces más pérdida de productividad que el ausentismo.

Se pierdan alrededor de 7.3 horas de trabajo remunerado al mes y 7.5 horas del no remunerado, porque una migraña acaba también con una reunión familiar o la capacidad de cocinar.

Hay varias barreras que detienen a los que padecen migraña de acudir al médico, como la automedicación, y que “es tan incapacitante que a las personas les da miedo que sea un tumor”, me dijo la doctora Miriam.

También es un problema que los médicos de primer contacto no estén sensibilizados y no recomienden una visita de alta especialización, aun cuando la migraña está en el top 10 de enfermedades que mayor discapacidad causan en México.

La solución más obvia es que pacientes, familiares y hasta los departamentos de Recursos Humanos se sensibilicen. Esto es “un verdadero problema neurológico que requiere apoyo”.

Los departamentos médicos de las empresas pueden llevar un registro, valorar las pérdidas económicas y considerar un espacio de aislamiento “donde se pueda resguardar el paciente en la parte más crítica”, me dijo la doctora Miriam.

Un paso más: el trabajo desde casa, que tiene otras tantas ventajas. “Esto no se ha medido, pero es una buena estrategia que el paciente se aísle y pueda, posteriormente, ser más productivo desde casa”.

Nos urge entender que la salud es un factor de la productividad y por lo tanto del crecimiento económico de México.

@vivircomoreina

Milenio, Opinión / Vivir como reina y gastar como plebeya, Regina Reyes-Heroles C., 05-09-2019

Link de la nota 

Acerca del autor Miguel Corona

Leer todos las notas de Miguel Corona