Sistema CompraNet sigue sin funcionar a pesar de haber sido pionero: especialista

El sistema de compras públicas del gobierno mexicano, CompraNet, sigue sin funcionar como se esperaba para evitar la corrupción en contrataciones, a pesar de que fue estrenado en 1996 antes que en países desarrollados como Alemania o Dinamarca, porque se ha extraviado en ‘formalismos’, aseguró el director ejecutivo de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez.

El sistema de compras públicas del gobierno mexicano, CompraNet, sigue sin funcionar como se esperaba para evitar la corrupción en contrataciones, a pesar de que fue estrenado en 1996 antes que en países desarrollados como Alemania o Dinamarca, porque se ha extraviado en ‘formalismos’, aseguró el director ejecutivo de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez.

    “Llevamos varias versiones de CompraNet, muchas modificaciones, muchas correcciones, pero, en esencia, todavía no tenemos un sistema transaccional que cambie la forma de comprar del gobierno”, aseguró Bohórquez al participar en el tercer día del congreso Desafíos del combate contra la corrupción, realizado en la Secretaría de la Función Pública (SFP).

    “Por extraño que parezca, todavía hay servidores públicos cuya función es capturar la información en papel en las áreas de compras de las secretarías de Estado, ¡imagínense lo que estoy diciendo! Nos quedamos con el formalismo”, lamentó.

La participación del especialista se dio en respuesta a la pregunta lanzada por el moderador del panel, Gerardo Laveaga, titular de la Unidad de Transparencia y Políticas Anticorrupción de la SFP, quien cuestionó “¿dónde termina el procedimiento formal y dónde debe iniciar la solución del conflicto?”.

En el panel también participaron Julieta del Río, comisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Giuseppe Mancinelli, funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, y Ana Elena Fierro Ferráez, académica del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

    En respuesta, Bohórquez explicó que, en los hechos, se ha perdido la división entre el fondo y la forma porque “hay una enorme confusión entre herramientas, estrategias planes y programas anticorrupción y mientras más grande es la confusión, más sobreestimamos la efectividad de muchas de las tareas”.

Puso como ejemplo el caso de la herramienta CompraNet, que fue presentada en 1996 por el entonces secretario de la Contraloría de la Federación, Arsenio Farell, como una solución a la manera la que el Estado mexicano contrataba servicios y compraba bienes.

    “Juraba y perjuraba el secretario que CompraNet iba a cambiar para siempre la forma en que el Estado mexicano iba a contratar. Éramos pioneros. En ese momento, Alemania no tenía un sistema de contratación electrónica, Estados Unidos tampoco, Dinamarca tampoco, éramos de los primeros del mundo, pero los formalismos (…). Llevamos siete versiones, el CompraNet plus, el Minus, como se le decía en privado a una de las ediciones de CompraNet. Decidimos mandarlo a Hacienda, ya viene de regreso y todavía no hacemos una plataforma nacional de contratación pública porque hemos confundido herramientas con fines”, dijo Bohórquez.

    El especialista en contrataciones afirmó que “lamentablemente, lo que teníamos que entender es que una herramienta como CompraNet era una herramienta, no era un fin en sí mismo”.