Dos anticuerpos neutralizantes darían inmunidad contra todas las variantes SARS-CoV-2

Investigadores del Institut Pasteur, la Université Paris Cité y el INSERM, en Francia, han observado, en un estudio publicado en el Journal of Experimental Medicine, que dos anticuerpos neutralizantes podrían proporcionar inmunidad contra las variantes del coronavirus.

Investigadores del Institut Pasteur, la Université Paris Cité y el INSERM, en Francia, han observado, en un estudio publicado en el Journal of Experimental Medicine, que dos anticuerpos neutralizantes podrían proporcionar inmunidad contra las variantes del coronavirus.

    Para alcanzar esta conclusión, los expertos examinaron 102 anticuerpos monoclonales de pico de SARS-CoV-2 clonados a partir de las células B de 10 convalecientes de COVID-19. Descubrieron que los anticuerpos Cv2.1169 y Cv2.3194 fueron los únicos que neutralizaron todas las variantes del SARS-CoV-2, incluidos los subtipos Ómicron BA.1 y BA.2.

Los dos anticuerpos también fueron completamente activos contra las variantes Alfa, Beta, Gamma y Delta. Asimismo, una versión modificada del anticuerpo Cv2.1169 también fue eficaz para tratar la infección por SARS-CoV-2 en ratones y hámsters.

“Los anticuerpos ampliamente neutralizantes que describimos fueron más eficientes in vitro que muchos monoclonales anti-SARS-CoV-2 previamente aprobados por la FDA para tratamiento o prevención. Por lo tanto, estamos bastante seguros de que representan candidatos de primer nivel para la profilaxis previa a la exposición en pacientes inmunocomprometidos”, han dicho los expertos.

    Investigaciones anteriores han demostrado que los anticuerpos monoclonales específicos de picos de SARS-CoV-2 desempeñan un papel clave en la protección in vivo y se han utilizado en el desarrollo de vacunas contra la COVID-19. Sin embargo, las personas inmunocomprometidas aún carecen de inmunidad efectiva contra la infección por SARS-CoV-2.

“Un punto clave es que esos monoclonales han sido diseñados para extender sus vidas medias y, por lo tanto, tienen un efecto prolongado esperado en las personas, pero aún requerirían inyecciones regulares, posiblemente cada pocos meses, para mantener los títulos de anticuerpos protectores”, han detallado los expertos.

La primera molécula que se está desarrollando en base a la nueva investigación, SPK001, está siendo estudiada por la empresa de biotecnología SpikImm, y se espera que los ensayos clínicos comiencen a mediados de este año.